“Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos,”

1 Timoteo 2: 3-6

Jesucristo es nuestro mediador, es decir, alguien que nos representa delante de Dios; papel que desempañaba antes un sacerdote. Solo Cristo puede presentarse en la misma presencia del Padre, ya que no tiene pecado que lo contamine, y a la vez, se interpone como mediador entre Dios y el hombre.