“Fíate de Jehová de todo tu corazón,
Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos,
Y él enderezará tus veredas.”

PROVERBIOS 3:5-6

Jesús dijo en una ocasión, que separados de él, nada podríamos hacer. En realidad, lo que esto significa, es que separados de su palabra, de sus mandamientos y preceptos, de la guianza del Espíritu Santo, ningún camino podría ser de provecho para el hombre. Reconocerlo significa, que para todas nuestras decisiones, tomamos en cuenta su Palabra, y Él, a través de ella, nos instruirá, enseñará y corregirá, para enderezar nuestro camino por la senda correcta. Como bien dijo el Rey David, “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.” Salmo 119:105.