“Amado, yo deseo que tu seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”. 3 Juan 1:2