“Por que el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10)